Thor: Ragnarok es tan divertida como intrascendente [FW Opinión]

¿Vieron el avance de arriba? Felicidades, prácticamente ya experimentaron Thor: Ragnarok. Aún no determinamos si eso es bueno o malo, pero lo cierto es que, luego de ver la película los fans incondicionales de Marvel se encontrarán ante una disyuntiva radical:

¿Los chicos de Marvel han producido la cinta más desechable de su Universo Cinematográfico o en realidad son unos genios para medir la capacidad de retención y entretenimiento de la audiencia?

El presente texto busca plantear, sin spoilers más allá de lo visto en los tráilers, un panorama sensato y objetivo sobre esta película por la que muchos están enloqueciendo.

Marvel hace una parodia de sí mismo

Basta con echar un vistazo a Metacritic para darse una idea del éxito que está siendo Thor: Ragnarok ante la gran mayoría. Con un puntaje bastante decente de 73 puntos, la cinta se posiciona empatada con Spider-Man: Homecoming, y muy por encima de los 67 puntos logrados por Guardians of the Galaxy Vol. 2, pero hay algo que no encaja perfecto.

A Thor le ha tomado tres películas, con tres directores distintos, para encontrar su tono y ritmo. La primera cinta partía de un planteamiento muy influido por la estética de adaptaciones de Shakespeare, la segunda se mostró como un spin-off descafeinado de Game of Thrones, y ahora Ragnarok decide ir por el camino de la autoparodia.

Desde la primera secuencia queda claro que se trata de otro tipo de cinta y otro tono. La dirección de Taika Waititi es ágil y efectiva, para quien no esté acostumbrado a su estilo, con el cineasta recurriendo a su distintivo sello de chistes en cascada, gags visuales y diálogos improvisados.

Sin embargo, Thor: Ragnarok no deja de sentirse como una suerte de Flight of the Conchords con skin de Marvel y bastantes billetes en el presupuesto.

Muy divertida y muy desechable

Es importante ser claros, Thor: Ragnarok no es una mala película. Al contrario, divierte bastante gracias a que nunca se toma en serio y en base a ello crea una serie de viñetas vistosas, llamativas y sobre todo entretenidas. Se trata de una película de superhéroes, y una sobre un tipo que lanza un martillo para salir volando. Es inadecuado o fuera de lugar exigir cualquier tipo de solemnidad o complejidad elaborada a esta película.

Sin embargo, llama la atención que Marvel ha logrado también su película más olvidable. La diversión con Ragnarok es patente e innegable, pero se limita exclusivamente al tiempo que dura la función y su valor de entretenimiento tras una segunda o tercera vuelta decrece considerablemente.

Thor es ahora una caricatura, un personaje atolondrado, donde en cualquier momento puede sonar una canción de rock de fondo, e interrumpir el ritmo de la secuencia con un contrapunto cómico, sin importar que se tengan que repetir los chistes.

¿Tenía sentido filmar Thor: Ragnarok como una película?

Lo que aleja a Thor: Ragnarok de Spider-Man: Homecoming o Guardians of the Galaxy Vol. 2, es que esta última aventura del Dios del Trueno no tiene mucho qué contar, y opta por juntar un montón de segmentos, viñetas y trazos de risa directa.

El libreto no cuenta con profundidad, particularmente en lo que refiere al desarrollo de personajes, el planteamiento de conflictos es prácticamente nulo y la imposición del ritmo cómico fársico no abre espacio para momentos dramáticos que le den volumen.

Estas fallas quedan visibles en personajes como Odin, o la villana Hela, donde Cate Blanchett es desperdiciada relativamente, al no contar con mucho material con el cuál trabajar, más allá de ser mala, muy mala.

Al final, Thor: Ragnarok funciona y entretiene mucho, aunque su estructura por fragmentos, apenas hilados entre sí, hace que uno se pregunte si no habría sido más efectiva esta historia, como una serie de cortometrajes para YouTube o una miniserie en Netflix.

En el lado positivo de las cosas, la colección de avances y teasers de Thor: Ragnarok son de lo mejor que se puede encontrar en el Universo Cinematográfico de Marvel.

La película es pura diversión, y también lo más desechable que ha hecho el estudio. La cinta parece calibrada para provocar furor instantáneo, en estos días marcados por el ritmo vertiginoso del TrendTopic y los contenidos virales de vida efímera.

Eso no es necesariamente malo.

El tiempo tendrá la última palabra.

The post Thor: Ragnarok es tan divertida como intrascendente [FW Opinión] appeared first on FayerWayer.