Nuestro cerebro quiere teletransportarse

Teletranspórtame, Scotty

Este tipo de estudios científicos nos encantan. Son tan apasionantes y, al mismo tiempo, sirven para tan poco, que seguro que nos dan para debatir con nuestros amigos un domingo por la tarde. Hablamos de la teletransportación. Ya sabéis “¡Teletranspórtame, Scotty!” y todos esos temas que marujas de todo el mundo repiten gracias a The Big Bang Theory (es verídico).

El estudio en cuestión ha sido realizado por la investigadora Lindsay Vass y nos indica que nuestro cerebro se encuentra preparado para la teletransportación. Se ha descubierto a través del estudio de distintos parámetros del cerebro y de cómo este ha reaccionado en varios casos en los que unos sujetos han utilizado experiencias de gaming. En ellas se les llevaba a teletransportarse entre distintos lugares para analizar el comportamiento del cerebro en relación a ello.

Los resultados son claros por motivos en los que no vamos a extendernos por cuestiones técnicas: el cerebro es capaz de asumir lo que ocurre cuando nos teletransportamos, así que no deberíamos tener inconveniente si esta tecnología llega a estar disponible en el futuro. También es cierto que posiblemente nunca os hubierais pensado que si la teletransportación existe el cerebro pueda suponer un obstáculo para usar el sistema.

En cualquier caso, seguimos esperando impacientes el estreno de esta tecnología. Si llega el día de la teletransportación estaremos contentos de sentirnos más dentro de un videojuego. Tal y como ocurre en el gaming, los accesos de viaje rápido nos facilitan la vida y nos ahorran una gran cantidad de tiempo al movernos por escenarios virtuales. Si pudiéramos hacerlo en la realidad estaríamos encantados de aplicarlo también a nuestra vida. Incluso nos conformaríamos si el sistema de teletransportación estuviera limitado a que nos pudiéramos mover dentro de nuestra propia ciudad. Cualquier cosa para poder teletransportarnos y ahorrar un poco de tiempo en el proceso.

Pero la teletransportación está lejos de ser realidad. Aún tendría que inventarse primero la de objetos, algo en lo cual se han realizado algunos avances, pero que todavía no está creado de forma auténtica. Ya sabéis que se ha inventado una semi-teletransportación de objetos en base al uso de impresoras 3D, pero no podríamos llamar a eso un teletransporte real de materia. Vamos a tener que esperar muy pacientes a que esto llegue a ocurrir de forma real en el futuro. Hoy por hoy se impone paciencia y seguir soñando a través de la ciencia ficción.

Vía: IGN

Nuestro cerebro quiere teletransportarse es un post de Gizmos