Los robots también se pueden casar

Yukirin y Frois

La libertad de casarse está claro que no debería dejar a nadie de lado, ni siquiera a los robots. Si bien no ha sido un matrimonio contraído de forma legal, porque las leyes en este sentido no son muy claras, en Japón ya se ha oficiado el primer matrimonio entre dos robots. Los protagonistas del evento han sido Yukirin y Frois, que aparentemente tienen más en común de lo que podríamos imaginar por sus diferencias.

Está claro que algo así solo podía ocurrir en Japón, donde ya se sabe que se le está dando a la robótica una mayor importancia y relevancia de lo que ocurre en otros países. La primera boda entre dos robots ha sido organizada por Maywa Denki, una empresa que dedica su experiencia al diseño de accesorios electrónicos y que es responsable de, entre otras cosas, el diseño de Frois, uno de los dos robots que se han casado.

Maywa Denki está formada por dos hermanos, los Tosa, que llevan desde 1993 trabajando para dejar huella en el sector de distintas maneras. Con esta boda no hay ninguna duda de que, al menos, se han dado a conocer.

Frois es el marido de la pareja, un robot que tiene un aspecto bastante clásico, representativo de la imagen que tenían estas máquinas en los años 60. Es lo que podemos considerar como el robot clásico de aspecto metalizado e inhumano que nos ha acompañado a lo largo de los años, un tipo de máquina que resulta poco creíble que pueda llegar a tener un papel inteligente en el ecosistema robótico. Todo lo contrario ocurre con Yukirin, la novia, que se trata de un robot mucho más humano, de aspecto totalmente realista, siguiendo las últimas tendencias del mercado. A Yukirin la hemos visto vistiendo un vestido de novia y hay que reconocer que da el pego.

Durante la ceremonia no faltaron algunas tradiciones, como el clásico cortado de tarta por parte de los dos robots protagonistas. También hubo invitados, otros robots de menor tamaño (vimos a Pepper, que no podía faltar), e incluso hubo una orquesta robótica tocando música en vivo. La ceremonia se presentó a modo de espectáculo, con entradas que se vendieron a costes de alrededor 60 euros. No se sabe si Maywa Denki organizará más bodas, pero de momento han sido responsables de uno de los momentos más curiosos del progreso de la robótica. Japón continúa sorprendiendo a los especialistas.

Vía: Daily Mail

Foto: Youtube

Los robots también se pueden casar es un post de Gizmos