En las profundidades de los bots políticos

9 de junio de 2016. Ese fue el día que por Telegram despertó Politibot, para contarle a la gente los entretelones de las segundas Elecciones Generales de España. Hay mucho que contar y hablar sobre política. Es por eso que los bots que informan, contextualizan, analizan y aportan datos al usuario de éstos son importantes a la hora de tomar decisiones.

En Chile se replicó este sistema a través de RobotLaBot, un bot creado por las periodistas Andrea Insunza, Paula Molina y Francisca Skoknic, que busca informar a la población chilena en contexto de las elecciones presidenciales del país, innovando en el periodismo digital.

Andrea Insunza, Paula Molina y Francisca Skoknic. Foto: Titi Santos

“Teníamos varias ideas de proyectos, pero para nosotras era clave aprovechar el año electoral para explicar los cambios que se venían en esta elección, que era inédita. Finalmente, decidimos que la mejor opción era contactar a la gente de Politibot para trabajar con una plataforma que ya estaba probada y funcionando. Fue una apuesta y ellos confiaron en nosotros”, declaran las creadoras.

RobotLaBot fue creada en base al bot español, pero en un personaje que le gustan tanto los emojis como los gráficos, y tiene tanto sentido del humor como espíritu cívico: “Sería una bot que realizaría análisis de materias complejas y por lo tanto era clave que fuera atractiva. Este proyecto está pensado desde la audiencia, por eso se comunica usando emojis, gifs, frases cortas, etc”.

RobotLaBot

Según Juan Carlos Lara, director del equipo de investigación y políticas públicas de Derechos Digitales, estos bots representan una forma atractiva de mostrar el contenido. “El formato es llamativo, tiene cierto nivel de interacción y de humor, pero además la información misma es de calidad: además de seleccionar artículos de prensa, profundiza en el nivel de análisis o trae a colación elementos de juicio adicionales, como la historia o el cruce de datos actuales”, dice.

Pero ¿Por qué estos bots son mejores alternativas a cuestionarios (como la media naranja política) o a infografías? El experto declara que la gracia no es la información, sino cómo está dispuesta: “La interacción limitada permite que uno mismo fije su rumbo hacia lo que quiere averiguar (con sugerencias de por medio). Es como caer en una espiral de links, pero con datos relevantes sobre algo contingente”.

Álvaro Pozo, coordinador del equipo web del Frente Amplio, hace un hincapié en el diálogo humanizado entre personas y máquinas: “son avances tremendos que logran hacer más humana la interacción entre nosotros y los computadores, en vez de escribir comandos con un teclado usas tu voz y el lenguaje cotidiano”.

Los bots de Trump y Piñera

Según informa el estudio “Interbarómetro: Observatorio de Política y Redes Sociales”, de la Universidad Central, un 49% de los casi dos millones de seguidores del candidato Sebastián Piñera no serían reales.

Esto también nos recuerda al presidente de EE.UU, Donald Trump: un 32% de las interacciones de éste cuando era candidato presidencial eran falsas, según informa un estudio de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Para crear un bot, no es necesario mucho conocimiento de programación: puedes crearlo desde tu casa y son un buen ejercicio para familiarizarse con la programación. No obstante, cuando estos bots son creados para el mal implican una automatización y un interés a mayor escala. “Tampoco debemos olvidar que así como hay automatización, existen además granjas de trolls, personas reales que actúan de forma peligrosamente similar a estos bots, pero involucradas por convicción o por dinero, como se ha acusado en Rusia y el este de Europa”, dice el experto de Derechos Digitales.

Obviamente, no todos los bots son nocivos, pero “cuando se trata de aquellos que se hacen pasar por personas reales para difundir propaganda, el problema ya no pasa por el hecho de que se trate de tecnología, sino del uso potencialmente nocivo de las mismas”, explica Lara.

Por otra parte, las creadoras de RobotLaBot son claras en enfatizar el poco valor que estos bots “dañinos” aportan a la política: “Nos importa que exista un diálogo informado respecto a nuestra democracia y la participación ciudadana, y los bots no contribuyen a eso. Creemos que las redes sociales tiene la capacidad tecnológica y la responsabilidad de al menos señalizar a los bots propagandísticos”, declaran.

Pozo asegura que este tipo de prácticas generan un evidente efecto negativo para la democracia, pero no culpemos a las plataformas, sino al humano que interviene: “En estos casos hay una voluntad de engaño, de hacerse pasar por personas reales, de influir en el clima de opinión de las redes sociales, y desde ahí en las elecciones, y por tanto hay un uso fraudulento de la tecnología.”

¿Cómo regularlos?

La respuesta parecería venir de mano de la misma red que los aloje: “Es más útil lo que pueda hacer cada plataforma para identificar y eliminar cuentas abusivas, que el intento por regular bajo el riesgo de afectar actividades inocuas o lúdicas (restringiendo la innovación), o simplemente de no tener efecto sobre plataformas en el extranjero. Pero para ello, deben existir mecanismos adecuados para denunciar el abuso, y una reacción rápida de las mismas plataformas”, dice Juan Carlos Lara.

Por otra parte, Álvaro Pozo sugiere utilizar las normativas legales existentes en cuanto a la regulación de las campañas políticas. “El servel podría dictaminar que la intención de influir de forma fraudulenta en las campañas políticas a través de redes sociales es causa de una infracción, tal como hoy no permite hacer campaña de determinadas maneras y plazos”, sostiene.

El futuro

Mientras LaBot analiza los datos de la primera vuelta chilena y trabaja con historias sobre la segunda, el futuro de los bots parece dirigirse hacia una nueva forma de ver la política.

Desde el Frente Amplio piensan que este tipo de tecnologías llegaron para quedarse, pero que hay que tener cuidado: “Lo que nos debe preocupar a todos es que ante todo se haga un buen uso de ellas, respetando la democracia y la convivencia política. Es deber de todos presionar desde ahora para sancionar el uso fraudulento de cuentas falsas de redes sociales en el clima de opinión de las elecciones”.

“Aún seguimos analizando los datos de la primera vuelta y, en paralelo, trabajando en historias sobre la segunda. Después de las elecciones quedará aún material sobre ambos comicios. LaBot se tomará unas vacaciones en el verano y volverá en marzo con nuevas historias. Hay bot para rato”, cuentan las creadoras de RobotLaBot.

The post En las profundidades de los bots políticos appeared first on FayerWayer.