El curioso origen de la forma de los gorros de cocinero

El curioso origen de la forma de los gorros de cocinero. En muchas series o programas de cocinar hemos visto los típicos gorros de cocinero: alto y con forma de cilindro. Esto es así porque en todas las cocinas profesionales es obligatorio llevar gorro como medida higiénica.

Esta forma cilíndrica y alta facilita la refrigeración de la cabeza en un ambiente donde normalmente hay una alta temperatura. Además, es un símbolo de distinción y elegancia que suele verse en una cocina de calidad. Carême fue el primer cocinero en utilizar y popularizar este gorro.

El curioso origen de la forma de los gorros de cocinero, ‘toque Blanche’

Carême fue un famoso chef del siglo XIX que llegó a cocinar para el Príncipe de Talleyrand o el Zar Alejandro I. Él lo llamó ‘toque Blanche’ y comenzó a utilizarlo adornado con flores doradas como signo de gran dignidad.

También dicen que estos gorros son  originarios de los sombreros reales asirios. Existen creencias que explican que el papa Juan XXII nombró mostacero a un sobrino suyo en un rasgo de nepotismo y mandó que se pusiera un aparatoso gorro para que le respetaran.

El curioso origen de la forma de los gorros

El curioso origen de la forma de los gorros de cocinero

 

La entrada El curioso origen de la forma de los gorros de cocinero aparece primero en Sabías.es.