Así se decide si un Mini mola suficiente

Es fácil llegar a la conclusión de que los coches Mini molan bastante. Siempre han tenido el gancho de contar con un aspecto atractivo que va más allá de lo que solemos ver de forma habitual en el mundo del motor. Los diseñadores de la empresa trabajan a fondo para crear los modelos más llamativos que puedan aportar un poco de color a la carretera, donde es más frecuente ver vehículos de colores apagados y planos.

Para que nos hagamos una idea de cómo llevan a cabo las pruebas en las oficinas de Mini a fin de ver si uno de sus modelos mola o no, la compañía ha publicado un vídeo que nos lo aclara. En él podemos ver que más allá de preocuparse por la potencia, el consumo o la aceleración, también valoran que cada uno de sus coches mole. Y para valorar si molan o no, lo que hace Mini es confiar en el criterio de los que están considerados como los mayores expertos en lo que mola o no: los niños.

Solo hay que ver la prueba que les ponen delante para apreciar los resultados y notar que Mini es una referencia en coches que molan. Porque a cada uno de los niños se le presenta un coche de Mini al lado, de tú a tú, con uno de los vehículos de la competencia.

¿Qué es lo que ocurre de forma inevitable? Que la opción elegida por los niños son los Mini, a los que no tardan en ir corriendo para verlos de cerca. Este factor diferenciador siempre ha destacado en los vehículos de Mini y es algo que los seguidores de la marca ya se han ocupado de confirmar mucho antes de que estos pequeños y futuros conductores nos lo demostraran en el vídeo. El diseño, el aspecto, la frescura de cada uno de estos coches, los hacen vehículos de atractivo garantizado que logran desviar miradas hacia ellos de una forma incontrolable.

El trabajo que realiza Mini siempre ha estado correspondido con coches que rompen las barreras de lo estereotipado. Nos ayudan a olvidarnos de los coches clásicos que ofrecen todas las demás marcas, no solo en cuanto a formato de vehículo, tamaño y estilo, sino también en los patrones de color que se utilizan en sus carrocerías. Ahora mismo confiar en un Mini significa ponerse al volante de uno de los coches que de verdad proporcionan otra experiencia al conducir.

Así se decide si un Mini mola suficiente es un post de Gizmos